BIM es el acrónimo de “Building Information Modeling” o “Modelo de información del edificio” y consiste en una metodología de trabajo en la que se tiene como objetivo crear un modelo virtual de la obra proyectada, ya sea nueva o existente, de forma totalmente colaborativa con todos los profesionales implicados en el proyecto.

El Modelo virtual realizado es una BASE DE DATOS gráfica y alfanumérica asociada de la cual se desarrolla, gestiona y extrae toda la información necesaria, tanto para las fases del diseño como para la ejecución y posterior mantenimiento y explotación a tiempo real tal y como se muestra en la siguiente imagen de las fases del BIM aplicadas al ciclo de vida de una obra.

La metodología BIM es una FORMA DE TRABAJAR en la que se establece un proceso totalmente colaborativo entre todos los agentes que intervienen en cualquier fase de la obra nueva o existente. Siendo necesario una adecuación progresiva en la forma de trabajo y comunicación entre profesionales, junto con un cambio de pensamiento gradual de cómo entendemos el desarrollo de un proyecto en todas sus fases hasta el día de hoy.

Esta metodología interesa a todos y cada uno de los actores del sector de la construcción tanto a nivel público como privado, siendo necesario la implicación de todos y cada uno de ellos para su correcta aplicación, desarrollo y gestión. Logrando así, una optimización de recursos y una productividad que solo se puede obtener con esta metodología de trabajo.