Cursos disponibles

    Desde la liberación del diseño y código de Bitcoin, en 2008, las tecnologías blockchain han experimentado un continuo avance y cambio, especialmente en el contexto de la concepción de nuevas aplicaciones descentralizadas. Si bien el origen de la tecnología está en la creación de criptomonedas como Bitcoin o las alt-coins que le siguieron, actualmente la tecnología ya no se limita a ese uso, sino que se han extendido a prácticamente cualquier área en la que se pueda repensar la interacción para hacerla descentralizada, al modo de los sistemas P2P.

    El camino habitual para comprender la tecnología Blockchain es el de estudiar primero la estructura de su primera aplicación, Bitcoin, para después mirar a sus derivados y especialmente, a la tecnología Ethereum, que extiende las ideas previas para proporcionar una tecnología programable para cualquier aplicación. El vehículo para esa programación son los contratos inteligentes (smart contracts). Si bien la programación de Smart contracts requiere una especialización y comprensión de la tecnología profunda que no es objeto de este breve curso, es importante ser capaz de leer algunos de esos contratos simples para apreciar de manera completa las posibilidades de la tecnología.

    Además de comprender la tecnología, es fundamental entender su impacto. Por ello se revisan diferentes aplicaciones, y el curso se detiene en entender las aplicaciones de la misma en el sector financiero, y cómo los reguladores están actualmente tratando de acomodar las nuevas aplicaciones de blockchain a los marcos legales existentes.


    Una Smart City es un sistema complejo por determinar, un ecosistema en el que intervienen múltiples agentes, en el que coexisten muchos procesos íntimamente ligados: esto supone la precisión de redes de Telecomunicación y networking entre los agentes y profesionales implicados en la ciudad.

    La Smart City se convierte en una plataforma digital que permite maximizar la economía, la sociedad, el entorno, y el bienestar de las ciudades así como sus ciudadanos, y facilita el cambio hacia un comportamiento más sostenible entre todos los agentes usuarios, empresas y Administración: esto implica la necesidad de relaciones cada vez más habituales entre perfiles de profesionales que precisan unos de otros, como los gestores municipales y los responsables de implantar las soluciones técnicas en los ámbitos municipales.


    Debido a la gran cantidad y variabilidad de las fuentes de datos digitales (o susceptibles de serlo) de las que actualmente disponemos se presentan, de forma directamente proporcional, problemas del tipo cómo almacenar esos datos en sistemas escalables, cómo leer/escribir esos datos en un tiempo razonable (y cada vez más valioso) y cómo obtener información a partir de ellos, siendo tantos y tan dispares. Esto es, básicamente, lo que llamamos “Big Data”.

    Las grandes redes de telecomunicaciones han permitido la interconexión de múltiples sistemas generando un gran beneficio para la humanidad al permitirnos disponer de información generada u obtenida en cualquier parte del mundo. Estas redes son utilizadas para transmitir todo tipo de información, incluida la información confidencial. Como consecuencia, atraen la atención de individuos que buscan obtener beneficio del robo o el abuso de la información transmitida.



    Existen multitud de proyectos donde el nivel de detalle de las características de los entregables está asociado al concepto IKIWISI (I’ll Know It When I See It -> Lo sabré cuando lo vea), otros proyectos que tienen muy bien definido el objetivo, pero dadas unas necesidades cambiantes, la manera de abordarlo puede ser bien diferente.

    En definitiva se ha puesto de manifiesto que la gestión de proyectos predictiva, no es del todo útil para estos tipos de proyecto.

    Durante este curso, analizaremos otra forma de hacer las cosas. Veremos cómo abordar estos otros tipos de proyectos que requieren de una gestión diferente: una Gestión Ágil.